SEGUIDORES

martes, 29 de enero de 2013

El Piquituerto (Loxia curvirostra). Common Crosbill.

Macho de Piquituerto cantando. Sierra de Béjar, 1700 m.

Aunque no es un pájaro abundante en Extremadura tenemos la suerte de poder disfrutar de esta especie en algunos puntos contados de las sierras de Gredos y Béjar y de manera aún más puntual en las sierras de Gata-Hurdes, donde no parece probable que lleguen a reproducirse.

Desde pequeño he tenido a esta especie entre mis favoritas, entonces me la imaginaba como un habitante típico de los extensos bosques de coníferas de la remota Taiga, sin imaginar que a 40 km de mi casa criaban tan tranquilamente.


Hembra de Piquituerto. Sierra de Béjar, 1700 m.

Los piquituertos ibéricos parecen pertenecer a la subespecie nominal (Loxia curvirostra subsp. curvirostra), no así los de Baleares que pertenecen a una subespecie endémica de las islas (Loxia curvirostra subsp. balearica). No obstante, se pueden observar diferencias en la morfología del pico y longitud de las alas entre pájaros que viven en zonas de pinares de Pinus sylvestris y los que viven en pinares de Pinus halepensis, diferencias que parecen deberse a la mayor estabilidad de producción y mayor tamaño del fruto de la segunda especie. Curiosamente, las ardillas parecen producir conos más gordos en los pinos de los que se alimentan, que son más difíciles de abrir y afectan a los piquituertos que desarrollan picos más gruesos en esas zonas, que los llevan a parecerse a los piquituertos loritos escoceses (Loxia scotica).


Macho de Piquituerto. Sierra de Béjar, 1700 m.

El hecho de alimentarse de un recurso tan variable como son las semillas de coníferas han dado lugar a dos de los comportamientos más característicos de esta especie: las irrupciones y la capacidad de criar en cualquier mes del año. Unos investigadores franceses han llegado a la conclusión de que un Piquituerto necesita de 80 a 280 pinos silvestres para alimentarse durante un año, que ya son piñones. Más aún, un pájaro criando necesitará unos 4.000 piñones al día. Con estos números, es fácil imaginar que cuando la cosecha de piñones de las piceas baja en las regiones más norteñas los piquituertos de esas zonas se tengan que buscar la vida en otra parte. En los últimos 100 años se han producido al menos 40 irrupciones de este tipo en Europa occidental. Según parece las aves proceden de regiones siberianas más allá de los Urales que, después de meterse un viaje de 2.500-3.000 km, se plantan en los pinares europeos en verano e inmediatamente se disponen a criar, justo cuando sus parientes locales ya han terminado su ciclo reproductivo iniciado en invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails