SEGUIDORES

lunes, 30 de junio de 2014

Que se mueran los feos: Omphalodes brassicifolia

Flores diminutas de Omphalodes brassicifolia. La Vera, Cáceres.

Algunas especies tienen la desgracia de que la Naturaleza parece que les ha dotado sólo de características irrelevantes para los humanos. Esto que en principio podría ser hasta bueno es hoy día, en un mundo en el que todo está controlado por nuestra especie, muy peligroso.

Omphalodes brassicifolia es un endemismo español que sólo está presente en Cáceres, de donde parece proceder el ejemplar que permitió su descripción, y Salamanca. Tan sólo se conocen 10 poblaciones (7 en Cáceres y 3 en Salamanca) y su número total de individuos debe ser muy bajo, pues las poblaciones censadas no superan en ningún caso los 500 individuos. Su tendencia tampoco es favorable ya que al menos 2 de las 10 poblaciones conocidas parece que han desaparecido, pues hace años que no se localiza ningún ejemplar en ellas y en Cáceres, donde el estudio de la especie es muy superficial, no ha sido posible localizar algunas de estas poblaciones, muy antiguas en algún caso. Como rareza es difícil superar esto ¿por qué entonces tanto abandono?

Frutos secos. ¿Será muerta más bonita?

Omphalodes brassicifolia es una planta anual que pese a tener un buen tamaño, superando en muchas ocasiones el metro de altura, tiene una belleza difícil, con un aspecto de yerbajo nitrófilo con florecillas diminutas blancas, que pardean rápidamente. No es un icono, eso es seguro. Tampoco ocupa hábitats prístinos y amenazados, pues aparece con más frecuencia de la recomendable en cunetas y en el resto de las ocasiones ocupa orlas de bosques de rebollos y castaños pastoreados, donde convive con un buen puñado de las llamadas malas hierbas. Su aspecto no engaña, es nitrófila y sus compañeras son esos yerbajos grandotes propios de medios ricos en materia orgánica, muchas veces plantas invasoras como la Hierba carmín o la Lunaria.

Planta en un claro de rebollar. La Vera, Cáceres.

Omphalodes brassicifolia, parece situarse en el límite entre dos mundos, está a caballo entre las provincias Carpetano-Leonesa y Luso-Extremadurense, a caballo entre el Supramediterráneo y el Mesomediterráneo, a caballo entre la montaña y la llanura y a caballo entre una zona sobrepastoreada y una zona semiabandonada.

Omphalodes brassicifolia, por último, tiene a bien florecer en el mes de junio, cuando los herbazales donde vive están resecos y pinchan y no parece que haya nada interesante que buscar en ellos.

Al menos hay semillas en varios bancos genéticos y su germinación no plantea problemas. Visto lo visto, es lo único que nos queda.

1 comentario:

  1. Muy interesante ... como siempre Alberto. A ver, si es planta nitrófila de márgenes de caminos, cunetas y bordes de bosques, a qué se debe su escasez? Normalmente estas especies se muestran casi invasoras, colonizadoras, y suelen ser las grandes favorecidas por la actividad humana.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails