SEGUIDORES

lunes, 5 de enero de 2015

La Amapola amarilla (Meconopsis cambrica).

Le Méconopsis du Pays de Galles.


En Gabas, Pirineo francés, hacen un buen queso. Como también tienen una abundante flora de montaña en su entorno, era cuestión de tiempo que yo apareciera por allí. De una jornada por aquellos bosques frescos por encima de los 1000 m, entre trozo de queso y trozo de queso y entre pintada de “osos no” y pintada de “osos no”, me quedo con la increíble Amapola amarilla o Amapola de Gales (Meconopsis cambrica).

Pese a no haber estado nunca a menos de 5000 km de los Himalaya, la patria de las Meconopsis, las famosas Blue Poppies no me eran completamente ajenas pues gozan de un gran prestigio en el mundo de la jardinería y había podido ver alguna especie en jardines. Pero esto era otra cosa, además de su intensísimo color amarillo, son las únicas representantes de su género en Europa, donde la podemos encontrar en la Cordillera Cantábrica, Sierra de la Demanda, Pirineos, Macizo Central en Francia y Gales en Gran Bretaña, lugar este al que Linneo hizo referencia al darle su nombre científico.


A pesar de su gran parecido, Meconopsis es un género que se separó de nuestras amapolas Papaver hace más de 10 millones de años. Los estudios genéticos con Meconopsis cambrica parecen indicar que se trata de una especie relicta del Terciario, que durante las glaciaciones Cuaternarias sobrevivió en algunos refugios ibéricos aislados, a partir de los cuales recolonizó Gran Bretaña hace casi 400.000 años y el Macizo Central francés. Tan aisladas debieron estar en sus refugios, que se han podido diferenciar dos grupos separados hace 1,5 millones de años, en uno estarían las plantas cantábricas y las del este de Pirineos y en el otro todas las demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails