SEGUIDORES

miércoles, 3 de abril de 2013

LAS LAGUNAS DE GREDOS Y SUS SECRETOS.


Laguna del Trampal 2. Sierra de Béjar, 2.115 m.
Buscando una información he estado revisando unos artículos que tenía guardados desde hace unos años con los resultados de los proyectos ALPE2 (1995) y MOLAR (2000), unos proyectos de la Unión Europea para el seguimiento de los efectos de la contaminación y los cambios atribuibles al cambio climático y a la disminución de ozono atmosférico en las lagunas alpinas. Sus resultados son aterradores, o al menos a mí me lo parecen.

Cualquiera, tras 5 horas de caminar, puede subir a los 2.140 m de altitud para encontrarse en uno de los lugares más impresionantes de Gredos con la Laguna Cimera, la mayor y mejor conservada de las famosas Cinco Lagunas y, como su nombre indica, también la situada a mayor altitud. Aquí no hay refugio que contamine con sus aguas fecales la laguna (como ya ocurrió en la Laguna Grande), tampoco hay mucho ganado y los visitantes son mucho menos numerosos que en otras zonas y lo tienen complicado para acampar en sus escarpadas orillas. Al contemplar sus aguas cristalinas, oscuras por sus más de 9 m de profundidad, uno corre el riesgo de pensar que aquello es un gran tanque de agua pura que se podría embotellar.
Laguna de Los Caballeros. Sierra del Barco, 2.025 m


Algún desalmado ignorante repobló estas aguas con Trucha de Fuente o Salvelino (Salvelinus fontinalis) que, como ha ocurrido en todas las lagunas alpinas donde esta especie ha sido liberada, ha dañado las poblaciones de invertebrados acuáticos y de anfibios de la laguna, entre los que se encuentran la Salamandra de Gredos, el Sapo de Gredos y la Rana patilarga. La Naturaleza a veces guarda extrañas sorpresas y, por eso, conviene advertir a los osados pescadores de salvelinos de estas aguas que sus trofeos no son aptos para el consumo, ya que sus tejidos contienen tantos metales pesados, especialmente Cadmio, que superan los límites considerados seguros para consumo humano.

La presencia de bajos niveles de Cadmio y otros metales pesados asociados a la actividad industrial en estas aguas se explica por la conocida contaminación difusa vía atmosférica. Posiblemente estos metales pesados procedan de Centroeuropa (la laguna estudiada en los Pirineos era la más contaminada), al igual que la deposición ácida, que incluye a la tristemente famosa lluvia ácida, que también se puede apreciar en estas lagunas pese a que desde los años 80 se están reduciendo las emisiones de óxidos de azufre y nitrógeno procedentes de la combustión de combustibles fósiles. En el caso de la deposición ácida, que en lagunas poco mineralizadas como las de Gredos  supondría bajadas de pH nocivas para su vida acuática, la propia Naturaleza se las ha ingeniado para contrarrestar sus efectos, al menos en las zonas del sur de Europa. Si del norte de Europa llegan vientos que envenenan nuestras lagunas, del sur vienen vientos cargados de polvo sahariano que neutraliza la acidez (bonita paradoja). Los metales pesados, sin embargo, seguirán enriqueciendo el hígado y la grasa de los salvelinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails